viernes, 23 de noviembre de 2012

Memoria y vejez.


                                                         

 

La perdida de memoria reciente parece ser el signo general característico de los cambios psíquicos  durante el envejecimiento. A la persona le resulta difícil evocar sucesos reciente y sufre ademas con pequeños olvidos. Diferentes factores se interrelacionan ademas con esta perdida de memoria, aunque no se conocen las causas exactas ni tampoco el alcance de esta interacción, abarcan desde los cambios neurológicos y circulatorios que afectan la función cerebral, la oxigenación y la nutrición celular, hasta la motivación  la perdida de interés por el entorno, los sentimientos de impotencia, los estados depresivos, el desacuerdo con la situación de vida actual, vivencia de duelos, etc. Las personas ancianas refieren dificultad para retener informaciones poco significativas, especialmente si deben esforzarse mucho o si en el momento de recibir esa información tienen su foco de atención en otra actividad. También expresan tener problemas en la organización secuencial de la información recién llegada, así como la capacidad para sintetizar.

La memoria a largo plazo, o memoria remota, parece estar bien conservada, los ancianos recuerdan situaciones y hechos antiguos, pero también acontecimientos en su memoria remota. Son capaces de evocar cada detalle, hechos que tuvieron luar en otra época  por otro lado seguramente significativa en u historia de vida. La memoria permite recordar y conservar el vocabulario  las experiencias y mucha mas información útil sobre el mundo que les rodea.

                                 


Se calcula que en cincuenta años, la tercera edad va a ser uno de los grupos poblacionales más grandes.
La pérdida de la memoria en personas mayores puede estar relacionada con un proceso normal, o puede ser el comienzo de una enfermedad.
Estudios realizados demuestran que con la edad lo que se atrofia son los canales de comunicación de las neuronas, pero todos los datos almacenados permanecen intactos.
Esto quiere decir que los ancianos pueden seguir siendo muy inteligentes aunque la velocidad de su pensamiento sea menor.

Pérdida de memoria normal
·                     Se le olvidan nombres o cosas sin importancia y después de un rato las recuerda.
·                     La mayoría de los olvidos están relacionados con actividades o eventos ocurridos en días pasados y no a eventos ocurridos minutos antes de tratar de recordarlos.
·                     La persona mayor tiene conciencia de sus olvidos y se esfuerza en evitarlos.
Pérdida de memoria patológica
·                     Olvido por completo de un hecho significativo que realmente no debiéra de haberlo olvidado, tiene borrados por completo todos los detalles.
·                     Los olvidos le impiden acordarse dónde se encuentra, con quién se encuentra o por qué se encuentra en ese lugar.
·                     Olvidos de sucesos o platicas que sucedieron minutos antes y que son fáciles de recordar.
·                     No está consciente de que se le olvidan las cosas o que ha repetido su historia muchas veces en periodos cortos y actúa como si nada hubiera ocurrido.

Para que estés bien
·                     Si notas que una persona mayor que vive contigo tiene uno o varios de los síntomas patológicos antes mencionados, te recomendamos visitar a un geriatra para que se le realicen los estudios correspondientes.
·                     Si la persona no presenta síntomas patológicos, es muy importante mantenerlo activo mentalmente para reforzar su memoria, los juegos de mesa refuerzan su capacidad de pensar y de retención. Un simple juego de cartas, dominó, rompecabezas, ajedrez, scrabble, etc., será la mejor medicina para mantenerlo mentalmente activo y lúcido.


No olvides que la prevención y detección a tiempo pueden ayudarte a vivir mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada